Identificación por pelo, orejas y uñas

- Artículos - junio 8, 2022
1,639 views 6 mins 0 Comments

Por: Gerardo Jair Jaime González

  1. Identificación por medio del pelo.

El pelo es un filamento delgado y delicado que tiene su origen y desarrollo entre los poros de la piel; este elemento es relevante para la identificación de personas, tanto vivas como muertas, pero debido a su estructura y composición se puede destruir con facilidad; sumado a que es muy pequeño, el criminalista lo puede pasar por alto en el lugar de intervención y por su casi nulo peso los agentes atmosféricos lo pueden transportar con facilidad hacia otro lugar.

El pelo esta implicado en muchos hechos presuntamente delictivos, como pueden ser:

  • Delitos por lesiones: riñas, homicidios, y, en general, todo tipo de accidentes.
  • Delitos sexuales: violaciones.
  • Problemas de identificación: sujetos no identificados, descuartizamientos o desmembramientos.
  • Intoxicaciones: algunos tóxicos minerales, como plomo, arsénico y talio se eliminan por el cabello.
  • Fecha de muerte: el cabello de la barba tiene un crecimiento promedio entre .4 y .5 mm/día.

Con el estudio y análisis de pelo es posible determinar grupo racial, edad, sexo, región de procedencia, características individuales y huella genética.

  1. Identificación por medio de las orejas

Las orejas, al igual que las huellas dactilares, conservan sus características distintivas durante toda la vida, incluso hasta en avanzado estado de putrefacción. En el mundo no existen dos orejas completamente iguales, por ende, constituyen un instrumento de identificación confiable.

Las orejas son órganos que se encargan de recibir las ondas sonoras; su estructura es cartilaginosa y forma parte del oído externo, en conjunto con el conducto auditivo externo. Oreja lo podemos encontrar como sinónimo de pabellón auricular. Su formación esta constituida por una serie de elevaciones, depresiones, surcos, fosetas, arrugas y contornos, además de tener diferentes dimensiones y espesores, por lo que es de suma relevancia considerar su localización, forma, dimensiones, espesor, contorno, adherencia, inclinación y particularidades.

Los elementos primordiales para llevar a cabo la investigación son, además de las partes anatómicas, los pliegues, la separación, la forma general, y las particularidades.

  • Pliegues: la concha de la oreja esta limitada, en los dos tercios de su contorno posterior y superior, por un pliegue cartilaginoso de antihélix que la rodea y circunscribe.
  • Separación: el pabellón de la oreja puede estar desviado del plano lateral de la cabeza en una de sus distintas regiones o por completo.
  • Forma general: en conjunto puede tener, básicamente, forma triangular, redonda, sinuosa, cuadrada, rectangular u ovalada.
  • Particularidades: en este caso se consideran dimensiones, forma, implantación del pabellón, contorno, cicatrices, amputaciones y deformaciones.

Con los elementos anteriores se puede realizar una identificación plena y alto grado de certeza de una persona.

  1. Identificación por medio de las uñas.

Las uñas constituyen una formación tegumentaria y su formación es por placas delgadas y planas situadas sobre la parte dorsal del segmento terminal de los dedos de las manos y de los pies; su delimitación se encuentra en tres partes, dos laterales y la proximal que es por el reborde ungueal. La raíz de la uña se identifica por la lúnula. Las uñas al igual que los dos sistemas de identificación anteriores, son distintas en cada sujeto, por lo que son de suma importancia para la identificación de personas vivas o muertas.

En las uñas podemos observar, incluso a simple vista estrías longitudinales, que tiene por nombre cristae unguis; sin embargo, éstas en los recién nacidos son poco visibles y tienden a desaparecer en ciertos espacios, mientras que en personas adultas son paralelas y se marcan más con el paso de los años.

Entre estas estrías se encuentran los surcos paralelos llamados cristae matricis, localizados en el lecho de la uña.

Las estrías antes mencionadas se distribuyen de manera irregular, tiene un ancho de aproximadamente 0.1 mm y permanecen sin cambios considerables durante muchos años o, incluso, durante toda la vida.

Algunos investigadores, han guardado sus uñas recortadas a lo largo de su vida, las han aplanado con una prensa y las han observado en el microscopio de comparación, llegando a identificar por lo menos 15 rasgos exactos.

Con lo anterior se podría generar una ficha de identificación individual parecida a la decadactilar en dactiloscopia, en donde se podría anexar una microfotografía de las uñas de las manos y de los pies para realizar la comparativa en caso de ser necesaria.

Bibliografía:

  • Calabuig, J. Medicina legal y toxicología, Fundación García Muñoz, Sección saber, Valencia, España.
  • Comas, J. Manual de antropología física, Instituto de investigaciones Antropológicas, UNAM, México.
  • Correa, A. Identificación forense: Manual práctico de antropología forense, Trillas, México.

 

TAGS: